domingo, 25 de mayo de 2014

CARTA DIRECTOR ESPIRITUAL

A LA COFRADÍA   21-05-14

Queridos amigos:

Siento mucho que alguien se haya puesto nervioso y esté dándole aire a lo que no debe sirviendo  de esa manera el pastel al morbo y a los comentarios.  Lo digo porque ya me están llegando cosas desagradables y estoy teniendo que parar a algunas personas y decirles que se dediquen a arreglar sus asuntos y dejen al vecino tranquilo. Me da mucha pena porque  esta forma de actuar nos hace daño a todos, crea heridas y resentimientos que después es muy difícil sanar. Creo que no es correcta la postura del “atizador” del chismorreo.
Parto del hecho de que todos queremos la cofradía porque en ese espacio que hemos creado, hemos  venido cultivando la amistad, la fraternidad, la alegría… el que se haya presentado una pequeña “crisis” no solo es normal, es hasta bueno, pues eso nos ayuda a crecer y a revisar nuestras posturas, por tanto no debemos ser derrotistas ni  lanzarse a la caza de brujas para sentenciar a nadie; quien entre en esa onda, sepa que está haciendo mucho daño.
Aunque la gente no quiera continuar en la situación en la que hemos caído, me parece normal y bueno, pero eso no quiere decir que vamos a tirar por la borda todo lo que hemos hecho. Las cosas han de seguir funcionando tal y como venían, llevando cada uno su responsabilidad hasta el momento en que entreguemos los servicios a otros, pues cada uno tiene que dar razón del servicio que se le entregó.

Teníamos programado el Triduo a Nuestra Señora de la Consolación para los días  6-7 y 8 de Junio; eso se llevará adelante y espero que acudamos el máximo número de hermanos `para que esos días nos sirvan a todos de reflexión y en ellos nos decidamos a retomar el camino con mucha más fuerza. El triduo lo terminaremos  con una asamblea general en la que se informará de todo el trabajo que han venido haciendo cada una de las áreas de la Cofradía. Lo haremos así porque creo que  todos tienen derecho a saber por dónde andamos y qué se ha hecho.

Con los hermanos  de pleno derecho –tal como piden los cánones- convocaremos  el espacio que pide la ley  para  la presentación de  “ternas” de modo que se puedan ver los candidatos con los que contamos  y, en el tiempo  que marca la ley,  haremos una nueva votación para que la cofradía continúe su marcha sin más problema.

No hagamos, por tanto, una montaña, ni encendamos, ni aticemos fuegos inexistentes que nos puedan hacer daño y demos lugar a que gente que no tiene que ver nada con nuestro camino venga a enfrentarnos y a indisponernos los unos con los otros.
Invito, pues, a que cada uno retome su tarea, que vaya haciendo un informe sencillo del trabajo que viene haciendo  y cuando llegue el momento,  de razón  ante la comunidad de su quehacer,  para que le demos gracias juntos  y reanudemos nuestro camino.
Pensándolo despacio, si os dais cuenta, esto es una cosa que deberíamos hacer  cada año, así estaríamos todos  al día en todo, porque una cofradía no es un club ni una asociación donde se ponen en juego unos intereses, sino un camino que vamos haciendo, en el que cada uno pone lo mejor que tiene, que no suele ser material, sino espiritual y nadie arrastra ni empuja a nadie, sino que todos caminan de la mano.
Recibid mi  deseo de buen ánimo y mi petición de no dejar que nadie meta las narices en  lo que es un asunto nuestro para que nadie salga herido  de nada.

Un fuerte abrazo para todos.
MELITON